Breeze.

Galería Angeles Baños. Badajoz.
Octubre 2011

Bajo el título Breeze Juan Ramón Fernández M. presenta una serie de obras, en las que vuelve a dar al papel, en diferentes formatos y tipos, un lugar preferente en su trayectoria. Un tipo de obras, heterogéneas en cuanto a formas y materiales, que apuestan por conceptos como levedad, ausencia o frágil fugacidad. Son creaciones suaves y delicadas,  que a menudo invocan elementos sutiles y etéreos. 

En esta vocación por lo mínimo en lugar de lo máximo,  de lo liviano frente a lo rotundo, se situaría  “Breeze”,  la nueva propuesta expositiva de Juan Ramón F. : “Brisa suave que acaricia” (también aura o halito),

“De esta forma, el viento se metamorfosea en brisa, en el aliento sutil del vaho de un dios ligero, pero no menor. El papel, con su epidermis aparentemente más débil y frágil –sólo aparentemente-, invita e incita a la pincelada a emprender un viaje más suave y dúctil, menos rotundo y previsible. El viaje de lo leve, del murmullo, de la ebriedad de lo mínimo. Una música que, sin duda, nos remite a determinadas estrategias de cierta pintura oriental, conectada al gesto, al trayecto y a la inmediatez de las formas caligráficas. Analogía a la que igualmente contribuye la elección de los materiales: tinta china y barra de tinta china, acrílico casi trabajado como aguada, el tacto mineral del lápiz, y la sencillez de los registros cromáticos, reducidos al negro, a ciertos rojos y a los matices del gris.” (Francisco Carpio, Texto para el catálogo)

En estas obras, de variados y dispares formatos y registros, las huellas de la pintura están más relacionada con la levedad de la sombra que con la gravedad de los cuerpos y parecen estar suspendidas en el espacio de la representación.